La revolución de las hamburguesas

¿A quién no le gustan las hamburguesas? De ternera, cerdo, salmón, veganas… las posibilidades son infinitas, y hay una para cada gusto.

En los últimos años las hamburguesas gourmet se han posicionado como un plato sano y sabroso, y parece que es un lugar que no van abandonar fácilmente, y con razón.

¿Pero cómo han logrado llegar hasta aquí, después de ser considerada un de las peores fast food?

Se puede estimar que esta tendencia comenzó cuando el Chef Daniel Boulud creó una exclusiva hamburguesa de solomillo rellena de foie gras y costillas estofadas, dándole una vuelta a la burguer tradicional de los diner americanos. Lo que sirvió de inspiración para muchos chefs, y las nuevas versiones no se hicieron esperar.

Atrás quedaron las burguer de más de 600 calorias, hechas con cocciones grasas y panes refinados. Las hamburguesas gourmet nos acercan a platos más refinados, de ingredientes más saludables y salsas menos grasas.

 

_MG_1999

Desde La Granera consideramos que la clave para una hamburguesa gourmet perfecta es la combinación de tres elementos: carne de calidad bien preparada, vegetales frescos y mezclas innovadoras en salsas y guarniciones.  Así creamos una carta de hamburguesas y mini burguers en la que se puede disfrutar de los sabores más auténticos y saludables:

La Iberica, nuestra hamburguesa con más sabor Español: carne de ternera, queso manchego, tumaca con ajo, jamón ibérico y rúcula.  Una combinación perfecta de colores, ingredientes y sabores.

Para los más atrevidos, La Mejicana con guacamoles con jalapeños y nachos.

Y para los más clásicos siempre está la hamburguesa de pollo campero con chips de patatas o nuestra versión del bocata de calamares que se comía hace años en la Plaza de Ourense, pero con nuevos acompañantes: cebolla roja encurtida y alioli de su tinta.

 

El vermú esta de moda

Atrás quedaron los años en los que el vermú era simplemente una bebida más, aquella que tomaban nuestras abuelas y abuelos los domingos. Era una bebida resultona y popular que se tomaba después de la misa o los paseos. En los años 70 pasó de moda (entre otras cosas por la obligación de embotellarla) y hoy es todo un boom, convirtiéndose en un clásico en muchas ciudades de España. Es una bebida con la que tomamos una excusa para hacer un pequeño aperitivo antes de comer y que, sin duda, se está convirtiendo en todo un fenómeno social.

El “vermuteo” está de moda. ¿Qué puede haber mejor que juntarnos con los amigos, tomarnos una copa y escuchar buena música? Y es que realmente es en esto en lo que consisten las sesiones vermú: conciertos de mediodía donde pasar un buen rato. Son muchos los bares que se suman a esta tendencia ofreciendo diversas variedades de aperitivos, además de una amplia gama de tapas, y La Granera, como no podía ser de otra forma, es uno de ellos. Apostando por artistas locales nos hemos sumado a este movimiento que cada vez gana más seguidores.

creatividad

Pero, ¿qué es exactamente el vermú?

No sería la primera vez que pedimos una bebida y no sabemos realmente de que está hecha, así que vamos a darte un poco de información.

El vermú es una bebida conformada en torno a un 75% de vino y no más de un 30% de otras substancias. Las otras substancias (que podrían llegar a 40), son cortezas, flores, plantas, frutos, raíces y alcohol. En la combinación de ellas junto con la elección del vino base, está el arte de cada productor. Todas estas esencias se mezclan con un poco de alcohol en un recipiente que da dos vueltas al día durante dos semanas. Tras este proceso se añade el vino base y el azúcar y se deja reposar.

Su nombre, acuñado en el siglo XVIII, deriva del término alemán wermut, que significa asenjo, principal ingrediente en su elaboración, pero parece que en la Grecia Clásica ya mezclaban el vino con especias y plantas para dejarlo macerar, con fines medicinales.  Cómo podemos ver, ¡el vermú ha gustado desde siempre!

Tipos de vermú

¡Hay vermú para todos! Lo bueno que tiene esta bebida es que no tienes por qué cerrarte en un solo tipo, ya que existen numerosas variedades para todos los gustos. Según su cantidad de azúcar pueden ser extrasecos, secos, semisecos, semidulces o dulces. Pero sin duda, la diferenciación que se suele hacer se realiza en función del color:

  • Rojo o italiano, el más consumido en España
  • Blanco o francés, el más vendido internacionalmente
  • Blanco seco o dry, utilizado principalmente en coctelería
  • Rosado, de más reciente producción

Además de estos tipos existen numerosas formas de tomar tu vermú:

  • Solo
  • Con hielo y una rodaja de naranja o limón, añadiéndole un poco de tónica, soda o sifón
  • Con un poco de ginebra o whisky

 

Como puedes ver, son muchas las posibilidades existentes, así que no tienes excusa para no sumarte a esta nueva tradición. Y si no te gusta ninguna de ellas, siempre podrás pedirte cualquier otra bebida.  ¡La música y la compañía en las sesiones vermú de La Granera las tendrás aseguradas de todas formas!